• gallery-item
  • gallery-item

Pues hoy nos hemos puesto melancólicas y nos hemos acordado de cómo empezamos a hacer estas ricas costillas. La historia se remonta a tiempos de la pandemia, cuando todos los famosos se lanzaron a publicar en las redes sociales sus vídeos y recetas.

Había mucho donde elegir, unos más agraciados que otros, pero nadie transmitía tanto su pasión por la cocina como el ínclito David Muñoz con el inestimable apoyo de Cristina Pedroche. Así que nos enganchamos y nos pusimos a reproducir sus recetas.

Y esta de las costillas se quedó elegida como la preferida, la que sí o sí tenía que entrar en nuestra carta.

Luego llegó la otra duda. ¿Cómo las llamamos? Costillas esto, costillas lo otro, costillas tal y cual. Y finalmente por unanimidad decidimos que se llamaran costillas Muñoz, en homenaje a su autor: el chef de Diverxo y Street Xo.

Nota adicional: todos los beneificios que se obtengan de la venta de estas costillas se destinan a una hucha para ahorrar para que algún día podamos ir al restaurante de David, a disfrutar de ese maravilloso menú., si es que reabre. Claro.